•   Catalina Acosta es artista visual de la Universidad Javeriana y especialista en administración de Ias artes de New York University
    Anterlormente ha trabajado en el Museo Guggenheim de Venecia y en el Museo del Barrio de NY.
    Ha participado en varias muestras colectivas en el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá, el Centro Cultural Garcia Márquez y su animación 'Mujeres del Mundo: la Leche se Derrama!" fue presentada en el Museo de Arte Modemo de Bogotá en el 2010'
    Su iinvestigación artística se ha enfocado por una parte en la representación de la mujer a través de la historia del arte y de como se construye la idea de mujer hoy en día. Por otra parte se ha enfocado en investigar la relación cuerpo - museo - casa.
    Catalina Acosta es una artisla multidisciplinaria que varía de técnica según la obra. En su portafolio hay fotografía, dibujo, pintura, video, animación y bordado.

  • 'Toda gran imagen simple es reveladora de un estado de alma. La casa es más aun que el paisaje, un estado del alma'
    Gaston Bachelerd
    Museografía Domestica es una exploración desde la representación pictórica de los espacios domésticos y el protagonismo de los objetos 'anónimos' que los componen, rescatando la estetica universal del hogar.
    Catalina Acosta fragmenta al espacio domestico y lo recompone según la estética referencial de la naturaleza muerta como lenguaje codificado. Recolecta objetos cargados de simbolismo que resignifican el imaginario común del habitar, logrando espacios atemporales que podrían existir en cualquier hogar, indistintamente de la localidad o cultura de quienes los habitan. Esa pérdida
    del sujeto entonces, sería el lugar común en donde nos encontramos enfrentados a nuestros
    propios recuerdos e intimidad de nuestros hogares.
    La artista nos presenta una serle de pinturas que podrían leerse como un álbum familiar colectivo sin sus integrantes, que nos invita a reflexionar acerca de los espacios que habitamos, como los habitantes y como nuestros objetos anónimos hablan de nuestra historia. No es necesario ver a los personajes que habitan las escenas para entender que hay códigos universales del hogar que
    nos trasladan indiscutiblemente a una nostalgia honesta del sentlmiento de pertenecer.
    Es posible analizar tambien esta serie de obras corno una etapa más reflexiva y autobiográfica de Acosta, moviéndose desde el autorretrato en fotografía e ilustración a una pintura menos ambiciosa en cuanto a técnica pero si más potente en cuanto al propósito de denuncia del rol imperialista en la sociedad. De plasmarse literalmente con objetos cotidianos en acciones irónicas, cambia el tono a uno más intimo y silencioso pero mas efectivo en la asociación de posibilidades al ausentar al sujeto del espacio representado.

    La artista se mueve libremente por distintas técnicas y medios para hablarnos de lo mismo, entendiendo el mensaje y no la técnica como voz de la obra. En esta exposición somos testigos de una faceta más madura de Acosta, donde probablemente se detiene e construir su propio atlas del hogar en el acto paciente de pintar, considerando la transición constante de ciudades donde estudia y desarrolle su trabajo. Así como se mueve libremente desde el video a la pintura.
    También se mueve libremente por el mundo, recolectendo un imaginario y cruces culturales infinitos pero que a la hora de pintar vuelve a lo común que reconoce como el hogar.
    Fernanda Galdames,
    Santiago de Chile
    Julio 2012